Si deseas agregar mi blog a tus favoritos

Si deseas colocar mi blog en tu listado de blogs favoritos, copia seguido a la URL de mi blog lo siguiente: /feeds/posts/default

Morbosas(os) de este Blog

22 de junio de 2009

[Relato] Espiral de Erotismo en la PYME de publicidad - PARTE 3



Espiral de Erotismo en la PYME de publicidad
PARTE III

Una Historia de fuerte sexo lesbico, trios, voyeurismo, masturbaciones, sexo heterosexual y fetichismo



Dado que sabia que nuestra amistad había dado un gran vuelco, y que la complicidad era absoluta entre nosotros dos. Decidí dar nuevos pasos en mi relación macho-hembra con Samanta. Además, sabía que su relación con su esposo no andaba lo mejor que digamos. Aunque suene amoral, sabía que podía capitalizar esa situación a mi favor.

La pantaleta que Samanta me había entregado personalmente, estaba ese día particularmente hedionda, creo que ese día sudó más que nunca, pero también creo que se “mojo” mucho cuando sostuvo esa conversación conmigo, tan intima.

Esa noche, me masturbé hasta caer completamente dormido. Amanecí desnudo (no puedo dormir así, y además duermo arropado, a menos que el calor me afecté, lo cual no es mi caso pues tengo aire acondicionado en mi habitación), casi desprovisto de la sabana. Me levanté completamente desgastado.

Como lo habíamos acordado, al día siguiente (o sea, esa misma mañana) le regresé la pantaleta sucia que ella misma me había dado el día anterior.

Ella me pasó buscando por mi casa, y le entregué ya adentro del auto, la pantaleta sucia en una bolsita, como había sido acordado.

Yo exageré lo adormilado que aun estaba. Y ella me dijo:


-Coño, no pensé que el olorcito de mi totona fuera tan rico, pa´que te pajearas tanto anoche-


Le dije, que pues, si que lo era, que era un olor exquisito. Ahondé en detalles, eso si dominando mis emociones. Le dije que había encontrado en la pantaleta algunos pelitos de su totona y que tenía justo en la parte que iba pegada a la vagina, una pequeña mancha amarilla de orine.

Entonces me dijo:

-¿Fue todo un manjar por lo que veo?-

Y yo le respondí con una expresión que usamos mucho aquí en Venezuela:

-Pues ¿Qué quieres que te diga?-

Le dije que pese a pasar esa noche tan agotadora haciendome varias pajas, esa mañana me sentía feliz, pues había encontrado en ella la comprensión y la complicidad incluso, para eso que la verdad al principio me hizo sentir como… ¿un degenerado?.

Ella me dijo que se alegraba de eso. Y entonces me dijo:

-Sabes, me siento feliz, pese a todo-

-Me siento feliz, pues ya soy una mujer de 40 años (hoy tiene 42) ya no soy una pavita, pero sigo siento deseada igualito que cuando tenía 20, por ti y por mi propio hijo que esta despertando a su sexualidad-

Yo la interrumpí, y le recordé dos o tres nombres más de hombres, que ambos conocíamos, que la cortejaban de manera discreta aun indiscreta, lo cual causó en ella, unas risas incontrolables. Y en mi claro.

Le recordé que yo tenía 30 años, su hijo 13, y esos otros hombres, tenían edades superiores a los 40, y que para todos nosotros ella aun estaba buenísima. Fue ahí que me soltó por primera vez lo de su esposo, me dijo que ojala que su esposo pensara lo mismo, pero últimamente estaba “muy distraído”. Pues yo sabía perfectamente a que se refería, pues su esposo tenía mucha confianza conmigo también y llegó incluso a pedirme que lo ayudara a mentirle a la propia esposa. Una vez me llamó por teléfono, y me dijo que si Samanta me llamaba, le dijera que lo había visto vía aeropuerto.





















Le pregunté, que en que había quedado lo del “problema” con su hijo, ¿que había resuelto hacer?.

Ella se extendió en detalles al respecto:

-Mira anoche estuve completamente abstraída en ese problema, pensé en como solucionarlo, y llamé a una amiga que tenía un hijo de 14 años-

-Estuvimos hablando por tres o cuatro horas-

-Y me recomendó, que enfrentara el problema, que no le huyera, si bien no fue más explicita con eso, y la verdad después de hablar con ella quedé con nuevas dudas-

-Me quedé dormida pensando en el asunto-

-Fue en la mañana, cuando desperté y fui a la cocina, que resolví todo-

-Gracias a lo que pasó contigo, me dí cuenta, que pese a todo soy una mujer, y aun mantengo intactos mis atributos físicos-

La interrumpí, por que no me pude aguantar a decirle, lo rica que estaba, y que se sacara de la cabeza que era “madurita”, que dado los avances de la ciencia, los ejercicios gimnásticos y la dietas, hoy día la mujeres envejecían más lentamente. Ella me dijo, que ojala fuera cierto, pero que ella lo dudaba, pues su esposo al parecer no compartía esa misma opinión. Me dijo que quizás yo la estaba halagando porque estaba cara a cara hablando con ella… en ese momento desee ahorcarla! Pues no era consciente ni de su verdadera belleza (pese a que el día anterior me había dicho lo contrario) ni de la realidad de su esposo.

Bueno me limité a decirle que no era sí, pero que me siguiera contando que había resuelto con su hijo.

-Después que quedé sola con mi hijo de 13 años, subí al cuarto me quedé desnuda y bajé a su habitación, solo tapada con un paño por las axilas-

-Mi idea era invitarlo a bañarnos, y arriba en el baño le explicaría todo-

-Pero cuando llegué noté que no quería levantarse, permanecía arropado, me dijo que se bañaría después. Noté que estaba apenadísimo, humillado y deshecho-

-MI PROPIO HIJO TRAUMATIZADO! Y POR MI CULPA!-

-Esa situación cambió mis planes y entendí que tenía que resolver el problema justo ahí en su cuarto, y en ese justo momento-

-Fui hasta su cama, y me senté al borde de la cama, con una pierna afuera y otra recogida sobre la cama, y deje caer el paño para quedar desnuda ante él-

Samanta, desvió el auto y en vez de tomar rumbo a la oficina, siguió rumbo a una solitaria plaza que hay aquí, frente a un balneario. Pues no quería terminar la historia en la oficina.

-Mi totona quedó al desnudo ante él, solo que él desde que llegué al cuarto, había optado por voltear la cara hacía su izquierda, al lado opuesto a donde yo estaba-

No me aguanté y le pregunté que si la totona tenía un olor fuerte y como había reaccionado el niño ante eso.

-Ufff José, apestaba la verdad, el olor era muy intenso pues lo había acumulado durante toda la noche, y recién me levantaba, no me había lavado aun-

-Te juro que no lo planifiqué así, mi idea era irnos al baño y mientras nos bañábamos, hablar con él-

-De hecho solo me dí cuenta del fuerte olor a totona, solo después de quedarme desnuda ante él-

Le pregunté entonces, ¿Qué le había dicho?

-Mira le expliqué que lo que yo había visto ayer haciéndose, era normal, todos lo hacían cuando crecían, que eso era normal, que no por eso debía ser algo publico, y en eso era mi culpa haber entrando sin tocar la puerta, le prometí que tocaría la puerta la próxima vez que entrase a su cuarto-

-Pero tu sabes José que el problema no estaba resuelto, de hecho aun el verdadero problema no era ese ¿a cuantos no han cachado sus padres masturbándose?-

Yo le dije, que afortunadamente yo no era uno de ellos, pero le dije que: mi mejor amiga y jefa, me había descubierto que robaba sus pantaletas sucias para pajearme, lo que desató en ella una risa incontrolable.

Y remató con una salida, que solo una mujer con las pantaletas bien puestas, y con su experiencia en la vida puede tener:

-Solo que ya no se las tendrás que robar, ella misma te las dará y con mucho gusto-

Debimos reírnos en ese momento, pero solo hicimos un gesto de complicidad absoluta!

Siguió relatando:

-No sabes lo feliz que me hace esta situación contigo, no debo decírtelo pero sin duda ser el blanco de tus pajazos y los de mi propio hijo, y quien sabe de cuantos otros hombres, me hincha el Ego de mujer que todas tenemos sin duda-

-Pero sabes que lo que pasa con mi propio hijo es distinto-

Entonces la invité a que siguiera relatándome como logró resolver tamaño problemon:

-El seguía sin voltear la cara y verme y hablarme, por lo que tomé la decisión de presionarlo un poco-

-Le dije que el problema era si su padre se enterase de todo esto, lo que como un resorte hizo que voltease la cara, con expresión de terror-

-Trate de ganarlo a mis planes, y le dije en tono de complicidad: ¿pero el no tiene porque enterarse, verdad?-

-El asintió levemente-

-Entonces le ordené que me mirase de arriba abajo, yo sentada justo a su lado, completamente desnuda-

La quise interrumpir para decirle lo rico que se debería ver, pero hubiese sido un grave error, porque pensaría que todo eso que ella me estaba contando lejos de verlo con un adulto maduro, lo estaba viendo como un adulto morboso e inmaduro (que soy en el fondo jajajajajaj). Así que me hice el fuerte y mantuve la atención en lo que ella contaba.

-Le dije que tenía todo derecho a ver a su madre, noté que en ese momento bajó su mirada y la fijó en mi cuca-

-Me acerqué más a él y le dije que mirara bien-

-Mi hijo obedeció, e incluso se acomodó de forma tal de que quedó apoyado en uno de sus codos-

-En ese momento estaba muy excitada, lo confieso. El clítoris lo tenía como la Torre Eiffel, era algo muy evidente, tarde o temprano él me iba a preguntar que era eso que parecía un pipi, por lo que se me ocurrió explicarle cada detalle de mi vagina y de cómo se llamaba cada cosa y para que servía-

-En ese momento sentí orgullo de ser mujer y de percatarme lo complejo y útil que era mi propio cuerpito-

-Trate de abrir más las piernas, y con los dedos abrí para él, mi propio hijo, mi ostra bendita-

-Él me preguntó: ¿Mama es normal que tenga esa espumita?-

-Le dije que era una sustancia que se acumulaba durante la noche mientras dormía, pero que su mama era muy aseada y que por eso él veía que yo me lavaba tanto en el baño, solo que estaba recién levantada y no me había lavado aun-

-Le explique que los pedacitos de carne que me colgaban en la entrada de la vagina, se llamaban: labios genitales, y los estiré para él-

-También que tenía dos huequitos, él me interrumpió y me dijo que el pensaba que era uno solo, sonreí y le dije que no, que viera bien, habían dos huequitos. El más chiquito era por donde las mujeres orinábamos, y el otro era por donde teníamos los bebes-

-Preferí extenderme en esa explicación. Y le dije que él cuando tuviera su novia o su esposa, él tendría que meter su pipicito duro en ese huequito grande, pero que debería usar un condom si no quería preñarla, me dijo que no sabia que era eso, y le dije que cuando subiéramos al baño le enseñaría uno, que tenia guardado varios-

-Le dije que la mujer apretaba el pipi en ese huequito como lo hace su mano cuando se cae a “manuelas”, y que por eso él no debía sentirse mal, porque cuando tuviese su novia o su esposa, ella le harían eso, bien con sus propias manos, bien con ese huequito grande que hay en la vagina, por eso no debía sentirse avergonzado-

-Le recordé que por ese mismo huequito grande, él fue procreado y él salió al mundo por ahí mismo, que no era justo que ahora ella le negase no mirarlo-

-Me quedé un rato abierta, sujetando los labios vaginales con mis dedos para que él viese con lujos de detalles el tiempo que el necesitase-

-Además, me moría de curiosidad por saber como el llamaría a mi clítoris para preguntarme para que era eso y para que servia-

-Él se tomó todo el tiempo del mundo para ver mi totona, y le pregunté que si le parecía linda, me dijo tímidamente que si-

-Pensé, más bien sentí la necesidad de despertar en él, mi propio hijo, los deseos más nobles y caballerosos hacía la mujer en ese justo momento-

-Le dije: ves, lo maravilloso que son las mujeres, nunca olvides que tu mama te trajo al mundo, que tu mama te dio educación sexual, y que tu mama te dijo que tenías que querer a todas las mujeres, y respetarlas. Ellas tenían un tesoro oculto en su entrepiernas, y si te portabas bien, una de ellas te lo obsequiaría cuando fueras más adulto y hayas terminado tus estudios, y se hayan enamorado mutuamente-

Yo pensé que era un panorama como muy “positivista” el que le había transmitido a su hijo, pero era el mensaje correcto, el del respeto y amor a la mujer. Obviamente se toparía en su vida con mujeres que aunque les demostrase respeto y amor, no le abrirían el coño así no más jajajaja Y se tendría que enfrentar más temprano que tarde a situaciones de “dinero y poder”, donde los autos terminan siendo auténticos dildos de acero para muchas mujeres, como dice la canción de Hombres G: Ella se fue con un niño pijo/Tiene un ford fiesta blanco… Aun así, creo que si estaba correcto el mensaje, total, no podía ser otro.

Ella siguió relatando con sumo interés cada cosa que había ocurrido apenas esa misma mañana:

-Seguía abierta y separando los labios vaginales con los dedos, hasta que el pensase que era suficiente, y sobretodo esperaba a ver que preguntaba sobre mi clítoris, que lo tenía a reventar!-

-Hasta que él lo preguntó: Mama ¿Qué es ese pedacito de carne, que parece un dedito en la parte de arriba?-

-Le pregunté: ¿Este? Y pase la punta de uno de mis dedos, dos veces por ahí, por el mismo clítoris… Eso provocó un movimiento salvaje en toda mi totona, y caderas, y él casi se desmaya de sorpresa al ver como se abrió y se cerró mi huequito más grande-

-Sin embargo, yo quería explicarle sobre eso que había pasado, pero entré en autentico pánico, ya me estaba dejando llevar por mi excitación y tuve el miedo de casi inducirlo a él a cometer incesto conmigo, de verdad José aun siento él miedo de esa situación, aun tiemblo de pánico-

-Me levanté de la cama, tomé el paño en la mano pero sin cubrirme, y le dije que le terminaría de explicar todo arriba, en el baño-

-Él salió de la cama, estaba en short y la erección era simplemente inmensa-

-Le exigí que quedase desnudo, que ya el era todo un hombrecito, y además, yo también pensaba subir desnuda hasta el baño con él, a bañarnos-

-Nojoda José, ese pipi lo tenía inmenso!-

-Me sentí orgullosa en ese momento de ser su madre, sonara medio estupido eso, pero es así-

-Quedamos los dos desnudos y yo arquee mi brazo, y le dije: “caballero, lleve a su mama al baño”, y así subimos hasta el segundo piso a bañarnos-



Continuara…

2 comentarios:

Maya dijo...

grrr interesante relato y brutal la foto de la bellucci ..esa peli me encanto aunque debo decir que no me gusta el coño de la mdoelo de las fotos xD

SEX0 dijo...

Pues... ami si que me ha gustao... se ve original jajajaj

Ademas, hace justicia al coño carnoso de la protagonista principal de esta laaaaarga historia, que aun no culmina.

Besitos Mayita,


SEX0

Blogs amigos